Diplomado en Diseño del Paisaje Austral
18/02/2018
Paisajes Proyectados. Ciclo de diálogos de Arquitectura del Paisaje
03/04/2018

Árbol, ser humano, ciudad y paisaje. Reflexiones

¿Por qué el árbol es un elemento que el ser humano incorpora en su paisaje cotidiano del diario vivir? ¿Es que lo ha tratado de conservar o incluir en su entorno, por necesidad consciente o por instinto inconsciente de armonizar con su medio de origen?

Foto: Monica Palma V. Desde Cerro Blanco 2010.

Fotos: Monica Palma V. Barrio Recoleta, Santiago. Valor patrimonial árboles.

Hasta ahora, en general tiende a elegir a su gusto el árbol en su Paisaje Personal y también muy a menudo en el Paisaje Social, incorporando lo que más conoce o lo que le parece más novedoso y no conoce, muchas veces también porque es la especie de árbol más rápida, fácil, o que está de “moda”, o la más económica.

Foto: Gonzalo Bianchi P. Sector Rural cerca Laguna Aculeo. 2010.

La mayoría de la vegetación se adapta a casi todo…como cualquier ser vivo lucha por sobrevivir y reproducirse, sin embargo, no pueden cambiarse de lugar como nosotros los humanos cuando el ambiente le es muy adverso para esa sobrevivencia, desaparece tarde o temprano del paisaje adonde no pertenece, aún con los esfuerzos técnicos y recursos económicos que el ser humano puedan desplegar, porque simplemente no se puede inventar el sol, ni la lluvia, ni la temperatura o humedad ambiental en ambientes y escalas urbanas ni de macro paisajes naturales, o cambiar la geografía ni el paisaje milenario que dio origen al que tenemos…en cambio, nosotros los humanos nos movemos, de un paisaje a otro, nos instalamos, nos mudamos, podemos sobrevivir con nuestros inventos o creatividad.

Por esto, a selección de especies en acciones de arborización, debe estar determinada por condiciones biogeográficas, para esto están los profesionales especializados.

Foto: Monica Palma V. Barrio en Quinta Normal, sin árboles y mala práctica. Santiago. Chile.

Foto: Monica Palma V. Barrio arbolado en Las Condes. Santiago. Chile.

¿Qué ocurriría si no existieran los árboles en nuestros entornos y paisajes?

Aunque no dependiéramos de ellos para tener oxígeno, ni sombra, ni protección del viento, y ¿si fuera todo esto construido y artificial, los necesitaríamos igual?

Vivir en ciudades carentes de una expresión importante y fundamental de vida, sería negar nuestro origen de seres como producto de procesos naturales, o sea también somos naturaleza o parte de ella, podríamos sentirnos tan ajenos como un extraterrestre, sin lo Vivo que nos identifique con la Tierra, sería tenso y agobiante.

 

Foto: Monica Palma Vergara 2012.Arboledas densas en Buenos Aires.

El árbol es uno de los seres vivos más maleables, se reproducen y cuidan solos si están en su hábitat. Me gustaría saber qué sienten los árboles, si le damos amor responden de muchas formas para nuestro bienestar, por el contrario, si ni siquiera los miramos o ignoramos, su generosidad democrática nos beneficia a todos por igual. O sea, los árboles son expresión de vida y factor de justicia ambiental, social y económica, ancestralmente valorados, y explotados para los fines humanos.

¡Les debemos el máximo respeto, la deuda es infinita…y de ellos dependemos!

 

Texto de Mónica Palma Vergara. http://musicadelpaisaje.blogspot.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *